Mediar es Prevenir y Educar

Mediar es Prevenir y Educar

En Chile, cuando se habla de mediación, las personas no tienen noción alguna sobre su función; el objetivo de su instauración ni los beneficios que podría generar en las relaciones humanas. Muchos piensan que se trata de solo un mero filtro, un paso previo al juicio, o simplemente más burocracia que se impuso para impedir el acceso a los tribunales de justicia.

La verdad es que, más allá de las críticas que uno pueda tener sobre el funcionamiento del sistema, hoy existe una gran oportunidad para implementar la mediación en todo ámbito de nuestro ordenamiento jurídico y, de esta forma, comenzar a generar un real cambio en torno al conflicto y la percepción negativa que se tiene de él.

La mediación es la oportunidad que tienen las partes de comprender la existencia y las fuentes de un conflicto; reconocer que no se tiene la capacidad o las herramientas necesarias para abordarlo de manera correcta; y, de esta forma, es la oportunidad de dar el primer paso en la búsqueda una solución.

Mediar es Prevenir.

Al decir que la mediación previene un conflicto, resulta ser efectivo. El objetivo principal de la mediación es que las partes no sigan con la misma dinámica y se evite que el problema siga escalando y se vuelva cada vez más grave. En este sentido, lo ideal es que reconozca de manera temprana la existencia del conflicto y se evalúe su gravedad.

Hoy, existe una nueva corriente dentro de la mediación, aún en etapa de discusión y teoría, que se conoce como "mapeo de conflictos", mediante la cual se pretende analizar los hechos, los intervinientes, la influencia y poder que unos tienen y que ejercen sobre otros, como también reconocer los principales focos o fuentes del conflicto. El objetivo de este análisis preliminar es buscar las vías de intervención optimas para abordar el conflicto y, con ello, el proceso llegue a buen término.

Así, en la medida que las personas tengan consciencia de la existencia de la mediación y sus beneficios, mayor va a ser la posibilidad de que los problemas no lleguen a ser conflictos.

Mediar es Educar.

Cuando se habla de la mediacion es educar, se refiere a que durante el proceso de mediación, los participantes son los gestores y forman parte de la solución del conflicto. Las herramientas comunicacionales que se aplican durante el proceso y las explicaciones que va haciendo el mediador, contribuyen y dotan a las partes de nuevas habilidades que les permitirán reconocer tempranamente o, incluso, a prever las posibles causas de un conflicto.

En este sentido, el mediador no es solo un tercero que guía la conversación y logra que las partes lleguen a un acuerdo, sino también es el profesional que les enseña herramientas comunicacionales y los ayuda a desarrollar habilidades blandas que les permitan abordar, en el futuro, los nuevos problemas o conflictos que se presenten dentro de la relación.

En definitiva, resulta ser un proceso de aprendizaje, en el que el conflicto se transforma en la oportunidad que tienen las personas para comenzar un proceso de crecimiento personal que los ayudará en el transcurso de sus vidas.

Es por eso que, finalmente: #mediarespreveniryeducar