¿Como se valora la prueba en un juicio de familia? ¿Que es la Sana Crítica?

¿Como se valora la prueba en un juicio de familia?

¿Que es la Sana Crítica?

Para poder entender el concepto de Sana Crítica, es necesario tener presente lo que nuestro Legislador entiende como tal, al igual que la interpretación le ha dado nuestra doctrina y máximos tribunales de nuestro país. Por ello, es necesario considerar lo siguiente:

Conforme lo indica la Ley N° 19.968 que crea los Tribunales de Familia, en el artículo 12, segunda parte: “El juez formará su convicción sobre la base de las alegaciones y pruebas que personalmente haya recibido y con las que se reciban conforme a lo dispuesto en el numeral 9) del artículo 61.”

Por otro lado, en el artículo 32 de la misma Lay se indica: “Valoración de la prueba. Los jueces apreciarán la prueba de acuerdo a las reglas de la sana crítica. En consecuencia, no podrán contradecir los principios de la lógica, las máximas de la experiencia y los conocimientos científicamente afianzados. La sentencia deberá hacerse cargo en su fundamentación de toda la prueba rendida, incluso de aquella que hubiere desestimado, indicando en tal caso las razones tenidas en cuenta para hacerlo. La valoración de la prueba en la sentencia requerirá el señalamiento de los medios de prueba mediante los cuales se dieren por acreditados cada uno de los hechos, de modo de contener el razonamiento utilizado para alcanzar las conclusiones a que llegare la sentencia.”

En doctrina, don Eduardo Couture dispone que “reglas de la sana crítica son, ante todo, las reglas del correcto entendimiento humano. En ellas interfieren las reglas de la lógica, con las reglas de la experiencia del juez”, al mismo tiempo indica que es la unión de la lógica y de la experiencia, sin excesivas abstracciones de orden intelectual, pero también sin olvidar esos preceptos que los filósofos llaman de higiene mental, tendientes a asegurar el más certero y eficaz razonamiento.”

Al respecto, la Corte Suprema de Justicia ha dispuesto que: “la sana crítica es aquella que nos conduce al descubrimiento de la verdad por los medios que aconseja la recta razón y el criterio racional puesto en juicio.”

Observaciones:

El problema de las reglas de la sana crítica es que deja en libertad de conciencia al magistrado, de modo que no existe un criterio uniforme en cuanto a la valoración de los medios de prueba y de los hechos que son sometidos bajo su conocimiento, por lo que el razonamiento, la lógica y las máximas de experiencia de cada juez es distinta y, por ende, el fallo podría haber variado de haber estado otro juez conociendo la causa.

Las preguntas que surgen al respecto serían ¿Se aplicó correctamente el proceso de razonamiento, aplicando los principios de la lógica, las máximas de la experiencia y los conocimientos científicamente afianzados? ¿Se realizó correctamente la valoración de la prueba, pese a haber sido clara y abundante en cuanto al objeto de prueba? ¿Basta con la sola declaración de una persona, para no tomar en cuenta y desestimar la prueba documental incorporada?, y, en definitiva, ¿Fue arbitraria la decisión del magistrado en esta materia?

Al respecto se debe tener en cuenta que, si bien, el magistrado no comete ilegalidad alguna, al cumplir con la fundamentación correspondiente de su fallo y al haber valorado la prueba de manera coherente al veredicto dictado, surge la duda acerca de si el veredicto es arbitrario en su fundamentación, teniendo especialmente en consideración toda la prueba rendida y las conclusiones que se expusieron en el alegato de clausura.

Más allá de ello y lo discutible que puede ser lo anterior, lo cierto es que si bien nuestro sistema actual es mucho más flexible y libre con respecto al sistema de prueba valorada o reglada, estas reglas pueden no asegurar la imparcialidad de los fallos, atendido que los criterios aplicados por cada magistrado son subjetivos, no tienen un estándar objetivo del cual basarse, de modo que la valoración de la prueba conforme a las reglas de la sana crítica, dependen exclusivamente de la experiencia de cada juez, del criterio que adopte y de la ponderación que haga de la prueba y los hechos que son sometidos bajo su conocimiento.

Lo anterior no implica que todos los fallos sean cuestionables, pero es necesario que exista una revisión exhaustiva de los fundamentos y, con ello, se ejerzan los recursos procesales que correspondan.



#mediarespreveniryeducar